Skip to main content

¿Qué es el transporte refrigerado?

El transporte refrigerado es un tipo de logística especializada que se emplea para el traslado de mercancías que necesitan mantener una temperatura controlada.

El transporte refrigerado es esencial para garantizar la calidad y la seguridad de productos que son sensibles a la temperatura, como alimentos perecederos, productos farmacéuticos, y otros artículos que requieren condiciones específicas.

¿Para qué tipos de mercancías se utiliza?

El transporte refrigerado es vital para una gran variedad de productos, entre ellos se encuentran los siguientes:

Alimentos perecederos:

Los alimentos frescos, como pescados, carnes, congelados y lácteos son algunos de los más comunes, aunque hay frutas y verduras que necesitan este transporte para que lleguen en condiciones perfectas.

Productos médicos o farmacéuticos

Muchos medicamentos, vacunas y otros necesitan ser transportados a una temperatura específica para mantener su eficacia y seguridad cuando lleguen a farmacias, hospitales y centros médicos.

Productos químicos:

Algunos productos químicos requieren temperaturas específicas para evitar reacciones no deseadas o la degradación de materiales

¿Cuáles son los vehículos pueden transportar productos refrigerados?

Tráiler con equipos refrigerados

Los tráileres refrigerados, también conocidos como camiones frigoríficos o semirremolques refrigerados, son los vehículos más grandes utilizados en el transporte refrigerado. Están diseñados para largas distancias y grandes volúmenes de carga.

Vehículos ligeros refrigerados

Los vehículos ligeros refrigerados son más pequeños y están diseñados para distancias más cortas y cargas más pequeñas. Incluyen furgonetas y camionetas refrigeradas, que son perfectas para la distribución urbana, ya que pueden acceder a estos entornos de una manera mucho más sencilla.

Camiones refrigerados

Entre los tráileres y los vehículos ligeros, los camiones refrigerados ofrecen una opción intermedia. Estos camiones son adecuados para rutas de medio alcance y cargas de tamaño moderado. Son comunes en la distribución regional y en situaciones donde se necesita una mayor capacidad de carga que la ofrecida por los vehículos ligeros.

¿Qué equipos deben de tener los vehículos que realizan transporte refrigerados?

Para garantizar que los productos transportados se mantengan en condiciones óptimas, deberemos equipar los vehículos con una serie de tecnologías y sistemas especializados, entre los que se encuentran:

Unidades de refrigeración

Estas unidades funcionan de manera similar a los sistemas de refrigeración comercial, pero están específicamente diseñados para trabajar, pueden ser alimentados por el motor del vehículo o tener un sistema de alimentación independiente.  Estas unidades permiten ajustar y controlar la temperatura en el compartimento de carga.

Aislamiento térmico:

Para mantener la temperatura controlada, los vehículos deben tener un sistema de aislamiento térmico en las superficies como el techo, paredes y el suelo, con el fin de que los factores externos no afecten a los productos transportados en el interior.

Registradores de Datos y Alarma

Para asegurar la trazabilidad y el cumplimiento de los estándares de calidad, es fundamental contar con registradores de datos que monitoreen y registren continuamente la temperatura y otras condiciones ambientales dentro del compartimento de carga, además de un sistema de alarma por si ocurre algún fallo en el sistema de refrigeración.

Fuente de energía extra:

Para asegurar que la unidad de refrigeración sigue funcionando incluso cuando el vehículo está apagado, es recomendable contar con una fuente de energía auxiliar, como baterías o conexión a la red eléctrica, que mantengan el sistema operativo durante paradas prolongadas.

En definitiva: ¿Cuáles son las ventajas del transporte refrigerado?

El transporte refrigerado ofrece numerosas ventajas esenciales para la preservación y distribución de productos sensibles a la temperatura. A continuación, se destacan las principales ventajas de este tipo de transporte:

Preservación de la Calidad y Frescura

El transporte refrigerado permite mantener los productos a una temperatura constante y adecuada, lo que es crucial para preservar su calidad y frescura. Esto es especialmente importante para alimentos perecederos y productos farmacéuticos.

Cumplimiento de las normas de seguridad

El transporte refrigerado asegura que los productos se mantengan dentro de los parámetros de temperatura requeridos por las normativas de seguridad alimentaria y farmacéutica. Esto es crucial para garantizar la seguridad y efectividad de los productos.

Satisfacción del cliente final

La capacidad de entregar productos frescos y de alta calidad mejora la satisfacción del cliente. Los consumidores son más propensos a confiar y en repetir compras a empresas que consistentemente entregan productos en perfectas condiciones.

Competitividad en el mercado

Las empresas que invierten en transporte refrigerado pueden obtener una ventaja competitiva en el mercado. La capacidad de ofrecer productos frescos y de alta calidad puede diferenciar a una empresa de sus competidores y fortalecer su posición en el mercado.

En resumen, el transporte refrigerado es esencial para asegurar la calidad, seguridad y longevidad de los productos sensibles a los cambios de temperatura. Desde la preservación de la frescura hasta el cumplimiento de normativas de seguridad, sus ventajas son numerosas y vitales para una cadena de suministro eficiente y confiable.